¡Dieta de la alcachofa!: SIIII funciona!!! 1ª parte

Buen día de La Inmaculada!!

Cuántas celebraciones a poco de empezar las navidades y atacar a es turrón de chocolate, claro, si todavía no habéis empezado a degustarlo antes…. como yo, que desde que me compré el jersey navideño de H&M no he parado de darle al de suchard de toda la vida….

Pues bien. Como es tradición en este puente, tantos días de vacaciones dan para mucho, aparte de, para montar el tradicional Belén y árbol, puedes darte una vuelta por los grandes almacenes e ir pensando qué modelitos lucirás en estas fiestas.

Me enamore!! Si, si, me enamoré, pero esta vez de verdad, de un vestido negro que toda decidida compré en el Corte Inglés; pero tuve un pequeño pero gran traspiés: una señorita muy amable me atendió y yo con el vestido en la mano pedí mi talla o al menos,  la que creía que era mi talla….. alegría máxima cuándo llegó apresurada y me dijo: “el que tiene en la mano es el único que queda”; entonces pensé…qué suerte he tenido, es mi talla y además no hay más, aunque no tenga la exclusividad estas navidades.

Sin ver el precio, corrí hacia el probador para así asegurarme lo guapa que estaría con ese vestido. Bajé cuidadosamente la única cremallera que había y al abrocharlo e intentar que pasara por mi cintura me dí cuenta que no había más aberturas y que el “vestido de mi vida” no me entraba!! Pero, si es la 38? No tengo ninguna prenda de la talla 40!!! Serán las tabletas de turrón que desde hace más de 10 días van poco a poco desapareciendo de mi despensa? Pero… qué hago???

Movimos “tierra con Santiago” buscando por toda España el vestido truncado, pero…. no way…. era ése o ninguno…

En aquél momento se me ocurrió mirar el precio y dado que se ajustaba bastante bien a mi presupuesto, decidí llevármelo y dejar el turrón para el año que viene.

Después de darle mil y una vuelta de cómo podía yo bajar 1 talla, me lo tomé con calma y sólo varié mi alimentación dejando a un lado el rico dulce. Tras unos días sin conseguir bajar ni un sólo gramo y con el vestido colgado y enfundado en mi armario, empece a mirar dietas por internet: que si la de la piña, la del astronauta, la de la sopa milagrosa….. con sólo pensarlo se me iban quitando las ganas.

Fue entonces cuándo leí las propiedades que tiene comer alcachofas, si si, alcachofas, al horno, al vapor, a la plancha, en puré….

Así que decidí darle un chance a las famosas verduras y seguir menos que más, la tal dieta de la alcachofa.

Stilette

Si te gusta esta entrada, por favor, deja un comentario o suscríbete a este blog y recibe actualizaciones periódicamente.

Deja un comentario

(required)

(required)


magia infantil madrid